La aparición, auge y desarrollo de los dispositivos móviles se ha convertido en un reto importante para las marcas. Este no consiste únicamente en estar presentes en el medio online y desarrollar estrategias destinadas a los usuarios que interactúan en el mismo. Por el contrario, la clave de su éxito consiste en conocer qué es lo que les interesa y necesitan, ofreciéndoselo en los soportes más correctos para ello.
En este sentido, las aplicaciones móviles que las marcas vienen desarrollando últimamente distan mucho de convertirse en el mecanismo digital que genere el compromiso necesario con los clientes y que derive en la fidelización en el largo plazo de los mismos. Es lo que se desprende de la investigación llevada a cabo por la compañía Ampersand Mobile del Reino Unido, realizada ante más de 1.600 usuarios de teléfonos móviles inteligentes y tabletas.

Así, este estudio extrae como principal conclusión que prácticamente tres cuartas partes de los consumidores (el 71%) considera que las marcas no dedican los suficientes esfuerzos a los consumidores a través de sus apps, puesto que estas solo crean contenidos para potenciar su nicho de mercado. Más significativa es la siguiente conclusión del informe, que subraya que tal es el desencanto de los clientes con las aplicaciones móviles desarrolladas por las marcas, que el 84% de los encuestados asegura haber borrado tales herramientas después de haberlas usado una única vez.
Esta percepción de las aplicaciones móviles de las marcas ha hecho que más de la mitad de los consumidores (un 54%) señale que evita descargarse grandes cantidades de apps de las marcas que suele comprar. Ello se debe a que las mismas son vistas por la audiencia como una herramienta de marketing, en lugar de un dispositivo que debería facilitar el proceso de compra y mejorar la experiencia del cliente.
Momento de reflexión
La investigación reflexiona en torno a la situación no muy positiva por la que atraviesan las marcas con respecto al desarrollo de apps como soluciones con las que potenciar sus objetivos en el entorno online. Así, establece que los consumidores que en algún momento decidieron borrar estos contenidos no son un nicho de mercado perdido sino que por el contrario se trata de una porción de la audiencia ávida de nuevos contenidos, los cuales potencien el compromiso con las marcas. Ello se debe a que seis de cada diez encuestados cree que las aplicaciones móviles han seguido su curso normal hasta ahora pero que necesitan reinventarse.
En este sentido, la responsable de marketing de Ampersand Mobile, Diana Marian, ha señalado que las empresas deben revisar su estrategia de marketing móvil y preguntarse en torno a las razones por las que sus aplicaciones deben existir. De hecho, esta cuestión les ayudará, citan desde esta compañía, a iniciar una nueva etapa en sus estrategias de marketing online, agregando valor a las mismas para captar la atención de la audiencia y que esta se identifique con las propuestas ejecutadas por las marcas.
Cambio en la relación marca-cliente
Asimismo, el director ejecutivo de la empresa, Hader Alaghband, ha subrayado el cambio que se ha producido en los últimos años entre las marcas y los consumidores. Una relación, desde su punto de vista, “que se ha transformado por completo”, y que las marcas no solo deben apreciar, sino actuar al respecto.
En este sentido, desde Ampersand Mobile subrayan que la tecnología permite acceder a una generación móvil “que tiene acceso instantáneo a un mundo de productos y de servicios”. Es por ello que la lealtad hacia las marcas está pasando a un segundo plano en pos de la calidad y la buena experiencia que existen los usuarios a las compañías que se dirigen a ellos para ofrecerles sus productos y servicios.