Estamos viviendo en la era de la comunicación online, en la que el marketing digital ha tenido que adaptarse a las nuevas tendencias para poder llegar a los nuevos consumidores. Para eso, las empresas han tenido que incorporar a su estrategia de marketing un sinfín de nuevos conceptos: redes sociales, publicidad online, big data, SEO, SEM y un largo etcétera con el que cuesta mantenerse al día.

Pero en la búsqueda por nuevos métodos para llegar al consumidor, ¿qué ha pasado con estrategias más ‘tradicionales’, como por ejemplo el email marketing? Es posible que se hayan quedado relegadas a un segundo plano, pensando que son menos efectivas, incluso suponiendo que no dan tan buenos resultados como antes.

¿Pero es así? ¿El email marketing ya no funciona? ¿Deberían las empresas dedicar tiempo y recursos a seguir enviando emails?

El email marketing no está muerto

No solo se puede hacer esa afirmación, sino que podríamos asegurar que está más vivo que nunca. La compañía Litmus publicó hace poco este estudio en el que los datos demuestran que la atención que prestamos a las newsletters va en aumento.

Los consumidores siguen utilizando el correo electrónico para comunicarse y quieren recibir emails de las empresas. Además, el email marketing tiene un ROI 4 veces mayor que los demás métodos de marketing digital. Por eso podemos decir que el emailing sigue siendo un medio muy eficaz que las empresas no deberían dejar en un segundo plano.

¿Tu email marketing no funciona?

Algunas empresas pueden ver los datos que reflejan los estudios sobre email marketing, pero cuando los comparan con los resultados que ellos obtienen no se parecen en nada. ¿Qué es lo que falla?

Igual que decíamos que el marketing digital ha tenido que adaptarse a las nuevas tendencias, el email marketing debe adaptarse también. Es decir, el emailing funciona, pero no lo puedes seguir haciendo igual que hace 10 años. El consumidor ha cambiado, la forma de comunicarse también, por lo que es necesario que tu email marketing evolucione. ¿Cómo?

Debes hacer email marketing de calidad

Ninguna estrategia de marketing funciona si no se hace bien. El email marketing no podía ser menos.

La idea de usar el correo electrónico de tus contactos para enviarles publicidad de forma indiscriminada ya no sirve. Tampoco crear una Newsletter y enviarla a todos los contactos por igual. Y mucho menos usar bases de datos de contactos compradas a terceros o querer hacer un envío masivo de emails desde una cuenta de correo propia.

En vez de eso, ideas como personalizar, segmentar, aportar valor, adaptar a los dispositivos móviles, hacer pruebas o estudiar las estadísticas, deberían ser la base de tu estrategia de Email Marketing. Olvídate de hacer algo rápido y gratuito. Si quieres hacer buen Email Marketing debes planificarlo bien, dedicarle tiempo y utilizar buenas herramientas.

Los resultados merecen la pena

El correo electrónico sigue siendo el método de comunicación empresa-cliente preferido por muchos. Quien te da su email lo hace porque realmente le interesas. Si a partir de ese momento sigues una buena estrategia de email marketing, puedes ganar un cliente fiel, algo que es más difícil conseguir usando otros métodos de marketing digital.

Por lo tanto, ¿Deberían las empresas seguir incluyendo el email marketing dentro de su estrategia? Rotundamente SÍ. El email sigue siendo un canal de comunicación muy potente que no podemos dejar de lado. Siempre que lo hagamos bien, el email marketing tiene los mejores resultados.

En vez de reemplazarlo por métodos más “modernos”, como puedan ser las redes sociales o la publicidad online, lo que de verdad funcionará es crear una estrategia conjunta en la que utilicemos todos los métodos, tradicionales y modernos.

Un artículo escrito por Fernando Gonzalez