La protección de datos en las empresas tiene que ir más allá del ámbito interno. Evitar las intrusiones desde el exterior es fundamental, pero por lo general el acento se pone en evitar un acceso no autorizado. A veces el punto débil de la seguridad de la empresa está en la página web, si no está bien construida o si utiliza un CMS desactualizado.

Los gestores de contenido o CMS como WordPress, Joomla o Drupal, por poner tres de los ejemplos más conocidos, son muy útiles para acortar el tiempo de desarrollo de una página web, y sobre todo, para que la propia empresa sea capaz de subir su propio contenido así como implementar nuevas funcionalidades de forma rápida y sencilla. Esto tiene un problema, no deja de ser un software, un programa informático que tenemos que mantener actualizado.

cuanto-gana-webmaster

Al igual que ocurre con nuestro sistema operativo Windows o algunos de los programas que utilizamos en el escritorio, Java o Flash por poner dos ejemplos, a medida que se detectan problemas de seguridad las empresas responsables de su desarrollo van sacando los parches que tenemos que aplicar para corregir las vulnerabilidades a las que estamos expuestos.

Los CMS también tienen estas vulnerabilidades y tenemos que ir actualizando las versiones, así como los plugins que hayamos utilizado para ampliar sus funcionalidades básicas. Muchas empresas no se preocupan de esta circunstancia, sólo están pendientes que la web esté operativa, no que haya un problema de seguridad que les afecte a ellos y sus clientes. El caso más significativo es el de la web de Mossack-Fonseca, donde un fallo dio lugar a uno de los robos de datos suyos y de sus clientes con el resultado que todos conocemos.

Si no estamos dispuestos a mantener estos programas que nos ayudan a gestionar la web lo mejor es crear una web a medida por un diseñador web. La otra opción es pagar un mantenimiento para que alguien se ocupe de tener la página actualizada. Esto podemos hacerlo tanto con un CMS, como para el caso de desarrollo a medida donde le indicaríamos los contenmidos que deseamos publicar en la web.

Un artículo escrito por Carlos Roberto