Apenas el 18% de los sitios web está optimizado para móvil. Esto implica frustración para los usuarios, quienes se encuentran ante diversas dificultades que les impiden realizar en el site aquellas acciones para las que llegaron.
Para conocer los principales errores en términos de optimización, y poder evitarlos, he aquí una relación de los problemas más frecuentes que comprometen a diario la experiencia web en los sitios móviles:
La versión para móviles no muestra toda la información que ofrece la página web en el ordenador. Una versión light de la página no es una versión optimizada. Los usuarios quieren acceder al catálogo completo de productos, poder interactuar con todas las opciones que el site presenta, independientemente del dispositivo que utilice. Asimismo, la interfaz ha de estar igualmente cuidada; la optimización móvil no está reñida con el diseño.

Gran parte del contenido utiliza la versión responsiva, pero hay secciones que todavía no están adaptadas. El problema surge cuando, al hacer clic en ellas, los usuarios, sin previo aviso, aterrizan en una parte de la web no optimizada, con los problemas y dificultades de navegación que ello conlleva.
Las páginas de destino no existen. En el proceso de adaptación móvil, es más frecuente de lo deseable el que la página a la que está orientada el enlace se haya eliminado, o haya modificado su ubicación. De ahí la necesidad de verificar cada enlace, y realizar una adaptación móvil planificada y controlada.
La velocidad de carga es demasiado lenta. Se trata de una de las principales quejas por parte de los usuarios, y el motivo fundamental por el que acaban abandonando el site.
La tipografía es ilegible. Con frecuencia olvidamos el principal inconveniente de los dispositivos móviles, y es el reducido tamaño de su pantalla. Por ello, no basta con que el sitio esté optimizado, sino que es necesario utilizar una tipografía lo suficientemente legible para que cualquier persona pueda consultar fácilmente a su contenido.
Muchos widgets, landing pages y pop ups se bloquean en los dispositivos móviles, impidiendo la navegación. Pese a que el sitio esté debidamente optimizado, se emplean recursos internos que no cumplen este requisito. Como resultado, los usuarios se encuentran ante la imposibilidad de acceder al contenido, interactuar con estas llamadas a la acción,o de poder continuar la navegación.
El buscador del site no funciona correctamente. Craso error, especialmente en el caso de los retailers. Los usuarios que tienen intención de comprar buscan herramientas para agilizar el proceso. Entre ellas, el buscador destaca como un recurso útil y sencillo para encontrar fácilmente aquello que necesitan.
Las opciones de pago tampoco funcionan. Los clientes exigen que la experiencia de navegación móvil sea idéntica a la del desktop. Lo cual implica asimismo las mismas opciones y facilidades de pago. Un aspecto crucial para fomentar la conversión, que en muchas ocasiones no se contempla.
Los vídeos no se muestran. Los reproductores de vídeo basados en tecnologías obsoletas no son compatibles con los sistemas operativos móviles. Un hecho demasiado frecuente que imposibilita el visionado de los vídeos; desaprovechando así una oportunidad única para acceder al contenido más demandado de internet.
El contenido se proporciona en formato inaccesible. Antes de llevar directamente a la descarga de un archivo en pdf, conviene tener en cuenta los recursos que ello requiere, tanto en términos de conexión, como de aplicación para poder acceder a dicho contenido.
No existe una estrategia basada en call to action que facilite la búsqueda e interacción con el contenido, así como la experiencia de navegación. Es necesario tener presente que los usuarios móviles tienen unas necesidades de contenido distintas a los de escritorio. Necesitan encontrar con mayor facilidad la información que buscan, así como poder interactuar con ella. Por otra parte, pueden acceder únicamente en busca de la información sobre horarios, ubicación o contacto. Aspectos que se podrían resaltar de forma destacada en la versión móvil. Todo ello sin olvidar el creciente número de transacciones móviles que ya se completan en estos terminales inteligentes. Por tanto, el proceso de compra ha de ser ágil y sencillo, lo cual no implica dejar de lado la confianza online. Ojo, la saturación de este tipo de llamadas a la acción puede producir el efecto contrario. Los temidos pop ups intrusivos, banners y exceso de botones pueden dispersar la atención y confundir al usuario, quien optaría por huir en búsqueda de una interfaz más limpia.