La adición al móvil es un hecho. Y es que se equivocaron los que pensaban que la aparición y el auge de los smartphones no iban a tener una repercusión relevante entre los consumidores y, por ende, entre las empresas y los anunciantes. Por el contrario, los usuarios muestran un comportamiento cada vez más dependiente hacia estos dispositivos, según un estudio recientemente publicado por la plataforma desarrolladora de aplicaciones móviles Apigee.
Este estudio, realizado en colaboración con el grupo de innovación móvil de la Universidad de Standford sobre una muestra de más de 1.000 usuarios de Estados Unidos y del Reino Unido, ilustra cómo la adicción de los consumidores hacia los teléfonos móviles inteligentes va en aumento. Pero, ¿cómo es este comportamiento? ¿Qué indicadores hacen pensar a los investigadores que existe una verdadera adicción por estos dispositivos?
En este sentido, los resultados muestran que un 21% de los usuarios reconocen no poder mantener una relación de pareja sin la existencia de las apps de sus teléfonos inteligentes. En la misma línea se mostró un 19% de los encuestados, que dijo no ser capaz de encontrar nuevos amigos sin estos dispositivos. De la misma opinión se mostró un 17% de los preguntados, que señaló que sin su móvil no podían hacer bien su trabajo.

Asimismo, la mayoría de los usuarios admite que utiliza su teléfono móvil a todas horas, lo que incluye usarlo mientras se encuentra cenando con otras personas o situaciones similares. De hecho, un 55% de los usuarios que formaron parte del estudio reconoció que usa las aplicaciones de su móvil como sistema de verificación de información cada hora o con mayor frecuencia.
Además, la penetración de las apps crece entre la audiencia, pues estas están presentes en la mayor parte de los aspectos más importantes de sus vidas. Así, el 77% señala que ha descargado una aplicación relacionada con su banco en el último año, el 72% dice haber descargado aplicaciones de comercios minoritarios y el 60% utilizar apps relacionadas con dietas o ejercicios de fitness. De hecho, el 45% confirmó que en el próximo año pensaba aumentar el número de aplicaciones que se descargase y un 97% constató que no tiene intención de disminuir la cantidad de dinero que destina a la descarga de este tipo de contenidos.
Sin embargo, no todos los datos iban a ser negativos para los teléfonos móviles inteligentes. Y es que el 81% de los usuarios sostiene que, por lo general, sus teléfonos móviles les ayudan a ser más productivos. Un indicador que aumenta en el caso del uso de estas aplicaciones para facilitarles su vida cotidiana. Así, un 88% dijo que utilizaba las apps de su móvil para hacer compras, las cuales le resultaban muy favorables.
Cambio de comportamiento
Así, puede decirse que los smartphones han cambiado el panorama de los consumidores a nivel global. De hecho, un 88% de los propietarios de estos dispositivos dice pasar al menos tanto tiempo frente a ellos como lo hicieron el pasado año y tres de cada diez confirma que lo va a aumentar. De la misma manera, un 32% de los consumidores tiene planeado aumentar el número de aplicaciones que descargan.
En este sentido, es un hecho comprobado que la aparición de los teléfonos móviles inteligentes ha cambiado muchas facetas de la vida de las personas. Así, un 92% de los encuestados dice que estos dispositivos ha cambiado la forma en que se comunica con sus amigos, el 58% dice que los móviles inteligentes han cambiado la forma en que manejan su salud y el 49% la manera en que utilizan el tiempo.
De la misma forma, un 84% de los compradores sostiene que estos aparatos han cambiado la manera en que compran y un 78% dice que los utiliza como método de pago incluso en sus operaciones bancarias. En esta línea, siete de cada diez espectadores reconoce que ha cambiado su forma de ver la televisión y el cine debido a los smartphones y el 65% de los empleados señalan que el móvil inteligente ha cambiado incluso su forma de trabajar.
Altas expectativas de consumo
Por último, la tendencia hacia los dispositivos móviles parece que no tiene fin. Y es que los usuarios señalan que cada vez van a utilizar estos aparatos: el 94% dijo que lo haría en el ámbito de sus operaciones bancarias, el 92% en grandes almacenes, el 91% en restaurantes y el 90% en supermercados.
En el caso de la utilización de los teléfonos móviles en el ámbito de la educación, esta actividad se llevaría a cabo en un 86% de los consumidores. Igualmente, los corredores de Bolsa dijeron que utilizarían su móvil para esta actividad en ocho de cada diez oportunidades. El 75% utilizaría las apps móviles para reservar cita con su médico, el 72% para consultas administrativas, el 62% para consultar con su abogado y el 49% para temas eclesiásticos.
Una lista de acciones de las que las empresas y anunciantes deben tomar nota, pues a partir de la inversión en estos dispositivos aumentarán sus posibilidades de mejorar sus balances gracias a la interacción con los usuarios en estos entornos y a través de este dispositivo.