Uno de los quebraderos de cabeza más comunes cuando se reservan vacaciones en el extranjero es el uso del móvil. Cuando se utiliza el teléfono fuera del país de origen, no se emplea la operadora habitual para llamar o navegar por Internet sino una operadora local en el destino. El problema es que esta no aplica la tarifa habitual contratada y puede cobrar más por llamadas o megabytes de datos.
Es el roaming o itinerancia de datos. Para evitar sustos cuando llegue la factura del móvil después de las vacaciones, conviene conocer varios trucos para pagar menos cuando se usa el móvil en el extranjero, como los que se dan a continuación, entre ellos, restringir el consumo, limitar el gasto y utilizar una tarjeta local.

Roaming: cómo pagar menos móvil en el extranjero

Hace unos años el uso del roaming o itinerancia de datos era algo casi prohibitivo. Las operadoras tenían libertad para fijar los precios que cobraban a sus clientes cuando utilizaban el móvil desde el extranjero, y llegaron a ingresarmás de 700 millones de euros por estos servicios en 2007. Pero al fin en junio de ese año, la Unión Europea firmó un nuevo reglamento comunitario pararegular este mercado y fijar unas tarifas únicas, gracias al cual los precios se han llegado a reducir hasta un 60%.
Eso no es todo. El año pasado la Comisión Europea alcanzó un acuerdo que permitirá eliminar por completo las tasas extra por utilización del móvil en el extranjero. Será el adiós definitivo al roaming. Se pondrá en marcha a partir de junio de 2017. Pero mientras tanto, y a pesar de que ahora se paga bastante menos por la itinerancia de datos que hace unos años, conviene seguir una serie de pautas para evitar pasarse en la factura del móvil, como los consejos que se recogen en la siguiente lista.

¿Cómo restringir el consumo de datos para ahorrar con el móvil?

Cuando se habla de usar el móvil en el extranjero, quizás pueda pensarse que es fácil controlar el gasto, si solo se emplea en momentos muy concretos. Pero lossmartphonesa menudo utilizan la conexión a Internet sin que el usuario toque nada; por ejemplo, para comprobar si hay nuevos correos electrónicos o para mostrar notificaciones de redes sociales. Y todo eso va consumiendo datos.
Si el viaje no es muy largo, quizás la opción más sensata sea la de desactivar la tarifa de datos del móvil. De esta forma uno se asegura de que no gasta ni un euro de más en itinerancia de datos. En Android se hace desde el menú “Ajustes” > “Más” > “Redes móviles”; y en iPhone desde “Ajustes” > “Datos móviles”.
Una opción menos drástica es la de restringir el uso de datos solo en las appsque no sean estrictamente necesarias. Por ejemplo, se podría dejar activo el correo electrónico y el WhatsApp, para comunicarse con la familia durante el viaje, y desactivar todo lo demás: Facebook, Instagram, YouTube, Spotify, etc. Tanto Android como iPhone permiten desactivar los datos para aplicaciones específicas.

¿Cómo límitar el gasto en el móvil?

Si se opta por dejar la conexión de datos activa, conviene saber que es posible establecer un límite de consumo. Las operadoras de telefonía están obligadas a poner un límite de 50 euros en el uso del móvil en el extranjero si el cliente así lo solicita. De esta forma, se evita con facilidad un gasto desorbitado en la factura. Para ello, no hay más que ponerse en contacto con la operadora y activar el límite antes de iniciar el viaje. En algunos casos también es posible hacerlo desde la página web de la operadora o incluso desde su app oficial.

¿Qué son los bonos de roaming?

Para quienes dependen tanto del móvil que no se plantean desactivar la conexión de ninguna forma en el extranjero, otra opción son los bonos deroaming que ofrecen las compañías de telefonía móvil. Con estos bonos no solo se tiene asegurada la conectividad, sino que el precio está controlado y se tiene la garantía de que la factura después de las vacaciones no será una desagradable sorpresa.
Si se tiene pensado hacer un uso intensivo del móvil durante el viaje (para consultar mapas o guías de viaje, por ejemplo), merece la pena investigar esta opción en la página web de la operadora o ponerse en contacto con su servicio de atención al cliente.  

Idea para ahorrar con el móvil: comprar una tarjeta SIM local

Una alternativa cada vez más de moda, sobre todo en destinos muy lejanos como Japón, es utilizar una tarjeta SIM local con tarifa de datos. Estas tarjetas prepago, por un precio fijo, proporcionan 500 MB, 1 GB o más para navegar por Internet en el destino de vacaciones, sin preocuparse por gastos extra.
Pueden adquirirse en tiendas de telefonía y grandes superficies y, en algunos casos, pueden solicitarse por correo para que las envíen a casa días antes de salir de viaje o hasta recibirlas en el hotel el día de la llegada. Lo importante en este caso es asegurarse de que el terminal que se empleará es libre, es decir, que puede utilizar tarjetas SIM de cualquier compañía.

¿Dónde encontrar wifi gratis en el extranjero?

Por último, no hay que olvidar que, según el destino elegido, se pueden encontrar conexiones wifi gratuitas sin problemas. Lo más fácil es dirigirse a alguna cadena de comida rápida o una cafetería, donde el wifi gratis es un reclamo más para los clientes. Además, también se puede usar la appWifimapper (iOS y Android), para localizar todas las conexiones wifi gratuitas próximas a la ubicación actual.
A la hora de usar un wifi gratis hay que tener en cuenta ciertas precauciones, como emplear siempre una conexión segura, no introducir datos confidenciales como números de tarjetas de crédito y evitar realizar ciertas operaciones, como consultar el saldo de la cuenta bancaria.