Los dispositivos móviles se han convertido en un elemento a tener en cuenta cuando se habla de consumo de televisión, ya que se han convertido en el principal dispositivo que le roba la atención a la programación. 
Igualmente, se han erigido como uno de los principales soportes en los que los internautas consumen contenidos, creciendo espectacularmente en vídeo. O se ha posicionado como uno de los espacios en los que los consumidores empiezan a hacer cada vez más compras, gracias al creciente poder del m-commerce.
El móvil está así cada vez más presente en el día a día de los consumidores y lo cierto es que estos dispositivos están tocando no solo esos terrenos en los que todo el mundo piensa cuando se analiza la revolución del móvil, sino también otros muchos que en principio podrían parecer más inmunes a esta situación. El móvil, así, está también cambiando y bastante el cómo se compra en el supermercado.

Así lo demuestran los números del último estudio de Ninth Decimal sobre consumidores y sus dispositivos móviles. El primer dato sorprendente está en el peso que los consumidores le dan a la información comercial que reciben en sus terminales móviles. El 70% de los mismos, según sus datos, ha probado un producto o servicio tras haber recibido un anuncio de este en sus terminales móviles.
Pero no solo hacen que los consumidores se interesen más por marcas, productos o servicios, sino que además se sienten mucho más incentivados para acudir a los establecimientos asociados a los mismos. El móvil tiene un efecto muy importante en hacer que los consumidores vayan más a las tiendas (un efecto de un 75% más, lo que es bastante destacable).
Móviles y supermercados
Y una de las industrias que está cambiando gracias al empuje de los terminales móviles en la de los supermercados y las grandes tiendas de retail. Los consumidores emplean cada vez más estos dispositivos en estos espacios y se dejan marcar más por ellos a la hora de hacer la compra. Un 59% de los compradores usa, de hecho, mientras está en una tienda de alimentación, sus terminales móviles, ya sea para ver su lista de la compra (un 42%) o – mucho más importante para el supermercado – comprobar los precios de la competencia (un 27%).
Así, según los datos de Ninth Decimal, un 70% de los consumidores ha probado un nuevo producto o una nueva marca de los conocidos como productos de gran consumo tras haber visto un anuncio en sus dispositivos móviles. Posiblemente esta influencia se debe a un cada vez mayor uso de estos dispositivos en los procesos de compra. Un 68% emplea el móvil para descubrir nuevos productos y un 86 para prepararse para la compra, ya sea encontrando cupones (un 69%) o haciendo la lista de la compra (un 59%).
Pero no solo el móvil influye en las decisiones de compra, sino también en la compra en si. De hecho, según los datos de Ninth Decimal, un 69% de los compradores online emplea sus terminales móviles cuando se trata de comprar productos de gran consumo.
Millennials en el supermercado
Igualmente, en el terreno de las compras online y los productos de supermercado han empezado a aparecer las apps que hacen que el proceso sea más sencillo. Las descargas de aplicaciones relacionadas con la alimentación han ido aumentando en los últimos años. En 2014, un 58% de los consumidores ya había descargado una app relacionada con este terreno, aunque los objetivos a cumplir por parte de esas apps varían según el consumidor. Hacer la lista de la compra es la más habitual, seguida por aquellas que permiten buscar recetas, sincronizar listas de la compra en varios dispositivos o escanear códigos de barras.
Y los reyes de estas apps son los millennials: el 56% de los compradores que emplean apps para comprar productos de supermercado pertenecen a la generación Y.
Los millennials también destacan en algunos otros puntos. Ellos son, por ejemplo, el grupo de consumidores que más emplea el móvil para ver la lista de la compra o los que más emplean estos terminales para buscar recetas mientras están comprando.
Al fin y al cabo, no hay que olvidar que esas realidades son las que están haciendo que los millennials cambien los supermercados. Según un estudio del Food Marketing Institute, los millennials van al supermercado por impulso (nada de hacer la compra semanal como las generaciones pasadas), nada de hacer compras genéricas (ahora se puede comprar por los ingredientes que necesita una receta) y mucho más interés por los productos orgánicos y lo gourmet.