El móvil está cada vez más presente en la vida de los usuarios. El smartphone acompaña a los consumidores a todas partes y está siempre presente en sus bolsillos, dispuesto para ser sacado y empleado en cuanto sea necesario. En casa, si no es el smartphone el que roba la atención del consumidor lo será la tableta, que se convierte en la segunda pantalla que sirve para hacer casi cualquier cosa mientras se está haciendo otra. Lo mobile se ha convertido en un apéndice casi inseparable del consumidor.
Y una vez convertido en un apéndice inseparable se ha convertido también en un elemento que modifica la relación entre marcas y consumidores, irrumpiendo en todos los procesos de compras, desde los más tradicionales, como los que se realizan en tiendas ‘de siempre’, como los más novedosos, haciendo que el joven ecommerce ya sea otra cosa cuando se le aplica el móvil. Facebook acaba de realizar un estudio en el que ha analizado cómo el móvil está cambiando el cómo compramos.

Los consumidores emplean sus teléfonos móviles de forma regular cuando hacen sus compras, tanto que cada vez son más las compras en las que se usa uno de esos terminales. Según datos del estudio de Facebook, en un 45% de las compras que se realizan hoy en día o, mejor dicho, en el 45% de los ‘días de compras’ en la actualidad el móvil está implicado. Las cifras son mucho más elevadas cuando se analiza de forma concreta qué están haciendo los millennials. En ese caso, en el 57% de las ocasiones que se ‘va de compras’ se usa el móvil.
¿Para qué se usa el móvil?
Los smartphones no solo están presentes en el proceso de compra cada vez más, sino que además se usan con fines cada vez más variados. El móvil es la llave para comparar precios o para investigar los productos que se están comprando, al tiempo que para algunos es ya el escenario final de las compras. Y eso hace que cada vez sean más recurrentes los que en inglés se conocen como omni-channel shoppers, los compradores omnicanal, que ya compran e investigan lo que van a comprar en cualquier dispositivo y en cualquier escenario.
Cómo es el comprador omnicanal
El comprador omnicanal tiene una relación muy estrecha con la red y la emplean para muchos elementos. Como explican en las conclusiones del estudio, para ellos la red es tanto un espacio en el que inspirarse a la hora de consumir como un lugar en el que descubrir nuevos productos o conocer muchas más marcas. Y estos compradores son además mucho más flexibles a la hora de comprar online en más dispositivos y más variados.
Según los datos del estudio, compran en el móvil por razones bastante variadas. Un 56% asegura que ha comprado desde el móvil en alguna ocasión simplemente porque ya estaba usando ese dispositivo y un 55% porque así puede hacerlo en cualquier lugar.
Los compradores son además mobile-friendly y esperan que ese comportamiento se repita en el futuro. Un 60% de los compradores omnicanal considera que realizará compras desde sus smarphones durante este año y un 64% que realizará aún más investigación a la hora de comprar desde sus dispositivos móviles. Estos compradores están además convencidos de que el móvil será una parte más importante de sus procesos de compra tradicionales. Un 61% considera que empleará sus smartphones en las tiendas para investigar los productos de forma más habitual de lo que ya están haciendo.
Aún hay cosas que mejorar
Pero este boom y este interés creciente de los consumidores por sus dispositivos móviles no implica que las marcas tengan que dormirse en los laureles y dar por hecho que está ya todo dicho en el terreno de lo móvil. En realidad, quedan muchas cosas por hacer y quedan muchos elementos que las marcas deben mejorar, ya que, aunque los consumidores están empleando cada vez más el móvil, en realidad también están siendo cada vez más críticos con él y están esperando cada vez mejores experiencias.
Los consumidores quieren que la experiencia de compra sea mejor y que lo sea en cualquier escenario en el que se muevan. Un 70% de estos compradores móviles está convencido de que la presencia móvil de la marca, ya sea en app o en web, puede ser mejorada y un 71% que todo el proceso de compra en general es mejorable. A eso se suma que los compradores son más favorables ante quienes hacen los deberes. Un 54% de los compradores omnicanal están más inclinados a comprar con aquellas marcas que ofrecen una buena experiencia en todos sus canales.
Así, los consumidores aún ven en ocasiones mejor al escritorio que al móvil, porque es mejor para ver todos los productos disponibles (lo cree un 56%) o porque resulta más fácil usar esos dispositivos (un 55%). A eso se suma que un 27% considera que comparar productos es más complicado en un smartphone o en una tableta. Los compradores también prefieren en ocasiones lo físico y la tienda se impone al móvil. Un 47% se inclina por ella cuando quiere sentir y tocar los productos, un 46 cuando no quieren esperar y un 41 porque cree que los gastos de envío en ecommerce son demasiado elevados.
Tampoco hay que olvidar que comprar tiene un cierto punto de ritual. Ir a una tienda física no es solo una manera de hacerse con un producto, sino también una experiencia social. Un 25% de los encuestados asegura, de hecho, que prefiere ir a una tienda en lugar de comprar desde el móvil porque es una experiencia relajante o ‘disfrutable’.