Un estudio realizado por PwC parece apuntar un nuevo crecimiento del comercio electrónico en España. Según los datos de la consultora, el 27% de los españoles compra online al menos una vez por semana y el 58% lo hacen una vez al mes. Las tiendas físicas siguen siendo el canal comercial preferido en nuestro país, pero quienes acuden a los establecimientos semanalmente empiezan a descender: en un año han pasado del 66% al 45%.

Total Retail 2017 de PwC señala que los hábitos de compra de los españoles están aún a años luz de otros estados más avanzados en materia de comercio electrónico: En Reino Unido el 45% de los usuarios realiza algún tipo de operación comercial una vez por semana, seguido de Italia, Alemania, Francia o Estados Unidos, todos ellos por delante de España. China sigue siendo líder en e-commerce, con un 73% de internautas que compran en digital una vez cada siete días.

En tierras españolas las tiendas de toda vida, los locales físicos, siguen siendo los favoritos, aunque no haya que negar que va perdiendo músculo. Las motivaciones que llevan a los clientes a acudir a estas tiendas tradicionales son el poder tener un mayor conocimiento de la gama de productos que se venden, saber si tienen disponibilidad de lo que buscan en otros establecimientos asociados, si hay ofertas específicas y acceder a un ambiente que consideran más atractivo.

Respecto al online, el ordenador es el dispositivo más utilizado para el comercio electrónico, por delante del móvil y la tablet. El smartphone va ascendiendo poco a poco como medio para irse de shopping virtual, aunque aún es muy reducido.

Los objetos preferidos en los que se invierte vía Internet son los libros y la música, las películas, los videojuegos, seguido de electrónica, ordenadores y moda, ropa y calzado. Se opta entre una marca u otra por la confianza que se tenga en la misma, la política de devoluciones que ofrezca y los stocks de artículos.

Un artículo escrito por María Sanchez