El móvil ha transformado todo el proceso de compra: nos informamos vía smartphone, y allí comparamos también precios, entramos en la web del retailer y hasta completamos la compra. Teniendo en cuenta esto, y que este dispositivo es ya el principal acceso a Internet para 9 de cada 10 usuarios, no tiene nada de extraño que cada vez se abran también más emails desde los dispositivos móviles.
Sobre todo porque son mayoría los internautas que consultan su buzón de correo electrónico desde el móvil (de hecho, hasta extraña que el porcentaje de emails abiertos desde la pequeña pantalla no sea mayor).
Porque según datos de un informe de Yesmail, durante el tercer trimestre de este año, el 50% de los emails se abrieron únicamente desde dispositivos móviles, con un 8% abiertos en móvil y desktop, y un 42% abiertos exclusivamente desde el ordenador. 

Además, los clics móviles supusieron el 46’7% de todos los clics en email marketing, lo que supone un incremento del 33% respecto a hace solo un par de años: en 2013 el móvil suponía solo un tercio de los clics totales. Los analistas explican que este incremento muestra que los consumidores se sienten cada vez más cómodos con el móvil, no solo para abrir los emails, sino también para clicar a través del contenido. Además, es una buena señal para los marketers, porque lo que está creciendo, a fin de cuentas, en el engagement y la interacción con los contenidos de los emails.
En todo caso, la diferencia entre el ratio de clics de móvil y ordenador es cada vez menor, y probablemente en unos años el móvil adelante definitivamente al ordenador: el primero está aumentado a un ritmo del 12’4% anual, mientras el segundo desciende al 17’2%.
Y cada vez más compras móviles proceden de campañas de email
Al aumentar la interacción con los emails promocionales desde los dispositivos móviles, aumentan también las conversiones. Los consumidores no solo están comprando más, sino que las compras que proceden de los emails son cada vez más cuantiosas: el valor medio ha aumentado un 30% en el último año, alcanzando los 127’50 dólares.
Los ingresos vía móvil procedentes de campañas de email han aumentado por lo tanto un 9% en el último año; el smartphone acaparó el 56’6% de esos ingresos, y la tableta, el 43’4% restante.
Otro hallazgo interesante es que los iPad todavía generan los mayores ingresos móviles desde un único dispositivo, aunque el número va en declive. En 2014, los iPads representaron el 58% de todos los ingresos móviles, y este año han sido el 43%. Aumentaron por contra las compras desde smartphones tanto iPhone (que este año supusieron el 34% de las peticiones) como Android (23%).
La caída de las tabletas no es un fenómeno nuevo, pero el aumento continuado de las compras desde los smartphones, así como el crecimiento de los ingresos vía móvil de este año, nos indican que la tendencia ha venido para quedarse. Probablemente el aumento del tamaño de las pantallas de los teléfonos esté jugando un papel clave en esto, pero también la mejora general de las experiencias móviles y la sofisticación de uso por parte del consumidor. Esto significa que los contenidos de email marketing personalizados y basados en la localización son ahora más importantes que nunca para capitalizar la disposición de los consumidores a realizar sus compras mientras se mueven.