BlackBerry lo volverá a intentar con Android. Lo confirmó John Chen (CEO de la compañía) en una reciente entrevista para el medio de los Emiratos “The National”, uno de los países en los que la firma canadiense sigue ocupando una buena posición de mercado.

Tras el nuevo fracaso de BlackBerry en ventas con el lanzamiento de BlackBerry Priv (terminal del cual sólo se habrían vendido 600.000 unidades en el último trimestre), la multinacional está dispuesta a apostarlo todo por la gama media, con el lanzamiento de dos nuevos terminales, uno con teclado físico y otro completamente táctil. Ambos gobernados por el último sistema operativo de Google.

Si hacemos caso a las declaraciones del propio Chen, son muchas las empresas que se habrían acercado a BlackBerry para demandar terminales de gama media con la firma estampada de la canadiense. Empresas que estarían encantadas con los avances en seguridad que BlackBerry introduce en su edición para Android pero que a la vez, no estarían dispuestas a invertir los casi 700 euros que cuesta un BlackBerry Priv.
Un terminal que se moviese en el terreno de los 400 euros en cambio, podría encontrar ese equilibrio entre calidad, seguridad y coste que demandan las empresas. O al menos esa es la esperanza de Chen y su equipo que con estos dos futuribles nuevos terminales dispararía esta vez sí, las últimas balas que le quedan en la recámara de su unidad de dispositivos móviles.
Los nuevos dispositivos se presentan de momento con los nombres clave “Rome” y “Hamburg” y en sus manos está conseguir llegar a la barrera psicológica de los cinco millones de smartphones vendidos al año, si es que BlackBerry quiere seguir en este nicho de mercado.
La otra opción que es además la que crece con más fuerza, es que la empresa abandone definitivamente el mercado de los terminales, en un movimiento “a la IBM” que le llevaría a concentrar sus energías únicamente en el mercado de los servicios empresariales.