Las garantías y facilidades que brindan las tiendas de venta online a los usuarios han provocado un fenómeno asombroso en nuestra sociedad: la fiebre por el e-commerce. El último sector en beneficiarse ampliamente de esta nueva manera de comprar ha sido el mercado de lujo.

Aunque Steve Jobs no se lo esperase (y no fuera ni de lejos su fin), la “niña bonita” de Apple, iPhone, ha provocado que las ventas de estos suntuosos productos a través de los dispositivos móviles se dispare. ¿Por qué razón?
Según expresa lainfromación.com, el e-commerce representa hoy por hoy entre el5% y el 6% de las ventas mundiales del sector de moda de lujo se prevé que en los próximos años este número se triplique.
Según explica Federico Marchetti, director general italiano de la plataforma Yoox Net-A-Porter, casi un 50% de sus ventas durante el 2015 fueron encargos por smartphone. Esto supone un número elevadísimo de pedidos y él opina que si el iPhone no hubiera sido inventado la cifra sería mucho más baja.

Asimismo, el director comenta que hace unos años llevar a las marcas hacia internet era todo un reto. Todos le decían que los clientes preferían ir a la tienda para poder ver los artículos antes de probarlos. Sin embargo, la estrategia comercial ha dado un giro de 180º.
A su parecer “no se trata de cerrar las tiendas en los barrios elegantes, sino más bien de elaborar “un modelo híbrido donde las tiendas físicas tendrán como complemento las tiendas en línea”. Además, opina que los mercados emergentes pueden suponer un avance muy interesante en el desarrollo de nuevas aplicaciones de e-commerce.
Por otro lado, las marcas de lujo tendrán que realizar un cambio gradual en su estrategia ya que no pueden poner a la venta todos los productos que muestran en sus pasarelas nada más presentarlos ya que no coinciden con la estación y no es algo funcional.