Con 900 millones de usuarios, WhatsApp es la app más utilizada en todo el mundo para enviar mensajes en tiempo real y que consigue captar la atención de los usuarios durante buena parte de su día (y, para algunos, de sus noches).

Dada su popularidad no cabe duda de que se postula como un auténtico caramelo para los marketeros que tienen en el servicio una nueva vía directa de comunicación con sus potenciales clientes.
Además es un entorno todavía por explorar para las compañías pro lo que, las primeras que se embarquen en esta estrategia se verán notablemente beneficiadas.
Sin embargo, no es oro todo lo que reluce en el mundo de la app y es que WhatsApp ha asido creado para chatear y no para recibir actualizaciones de noticias y, menos, mensajes marketeros por lo que su uso es todo un reto para las compañías de medios.
Para suscribir a la gente a estas actualizaciones, las compañías deben añadir manualmente y uno por uno a los usuarios en una lista cuyo tope se fija en 256 personas. Por ello, si quieren un mayor alcance los medios deberán crear múltiples listas.

The Guardian o Vogue son algunos de los medios pioneros en ofrecer este servicio a los usuarios. El último en apuntarse ha sido el diario Financial Times, en el que un equipo de 5 periodistas se centrará en mostrar una historia al día a través de estos chats.
Por su parte, el diario británico The Guardian pone la mirada en las oportunidades de crowdsourcing que ofrece el servicio de mensajería así como la difusión del contenido generado por los usuarios creando una comunidad con diversidad de voces.
“Lo que es interesante es la cualidad y el tono de lo que la gente te cuenta. Lo perciben como un canal más privado y comparten ideas realmente interesantes”, asegura Laura Oliver, head of social and community en The Guardian.
Así, las aplicaciones de mensajería se postulan ya como una de las herramientas más prometedoras para medios y marketeros que, a pesar de estar todavía en fase de experimentación, parece tener una clara orientación hacia el estudio de mercado y convertirse en plataformas transaccionales.