El “marketero” es probablemente el planeta más cambiante (y extraño) de la galaxia empresarial. Sus habitantes están obligados a mudar constantemente de piel y continuar creciendo como profesionales.

Aunque liliputienses en sus inicios, los “marketeros” no pueden permitirse el lujo de dejar de crecer en su carrera profesional. Deben hacer todo lo posible (y lo imposible) para seguir pegando el estirón. ¿Cómo? Forbes nos proporciona a continuación algunas pistas:

1. No deje nunca de aprender
Devore todos los libros que caigan en sus manos y reserve todos los días un pequeño hueco para sus lecturas. Intente leer antes de irse a la cama o apueste, si así lo desea, por los audiolibros (que puede escuchar en sus desplazamientos de casa al trabajo y viceversa). No se olvide tampoco de prestar atención a los blogs especializados en marketing que hay en la red de redes. Pero sea selectivo, lea sólo los mejores. Tendrá que hacer antes una criba.

2. Utilice sus errores para aprender
En el marketing y en la vida en general es esencial saber aprender de nuestros propios errores. Tómese al menos un día libre al mes para repasar todos los errores que ha cometido durante los 30 días precedentes. Parece un gesto banal, pero tomarnos la molestia de repasar todos nuestros errores y extraer lecciones de nuestras “pifias” (inevitables, por otra parte) nos puede hacer ganar mucho dinero (y crédito profesional).

3. Asegúrese de poner en manos del cliente el mejor producto (o servicio) del planeta
Puede que al final no lo sea, pero al menos debe intentarlo. Es la única manera de sobrevivir en un mercado cada vez más competitivo. Eso sí, no caiga en la tentación de copiar a sus rivales mejor posicionados en el mercado. Ofrezca algo diferente, valioso e irresistible al cliente.

Young home students presenting e-learning service

4. Sea un animal social
Las habilidades sociales son un “must” en el universo “marketero”. Para vender algo, que es al fin y al cabo el fin último del marketing, es imprescindible conocer cómo son las personas que compran nuestros productos y servicios. El marketing es pan comido (o casi) cuando sabemos a ciencia cierta cómo piensan las personas (y cómo conectar con ellas).

5. Compruébelo todo
Cada vez que lance una campaña, asegúrese de que no se ha dejado ningún cabo suelto. Mire con lupa todos y cada uno de las detalles para comprobar que todo está como usted quiere. Pero no se limite sólo a comprobar sus campañas “marketeras”, ponga una lente de aumento en todo lo que hace, también en sus conversaciones con otras personas. Cuando hable con la gente, monitorice las conversiones y analice las reacciones de la gente.

6. Escuche con atención
Los “marketeros” verdaderamente inteligentes son oyentes pacientes y no pierden ripio de lo que dicen cuantos hay a su alrededor. Para ser “marketero”, hay que ser líder, pero el liderazgo no está reñido ni mucho menos con saber escuchar. Es más, lo mejor antes de tomar una decisión es escuchar las opiniones de otras personas.

7. Tenga mucho cuidado con quien contrata
Antes de llevar a cabo una contratación, ya sea de una persona o de una empresa proveedora de servicios, los “marketeros” deben hacer sus deberes y examinar cuidadosamente a los candidatos. Una contratación “a tontas y a locas” puede salir muy cara al departamento de marketing.