En un mundo en el que los consumidores acuden a internet antes de tomar cualquier decisión de compra, la web de las compañías es clave para no solo captar la atención de la audiencia, sino también para retenerla.

Sin embargo, a estas alturas y aunque pueda parecer increíble, todavía existen empresas que tienen su identidad visual “manga por hombro”, algo que no contribuye en absoluto a la prosperidad de los negocios.

Cuidar la presencia digital de las marcas y ofrecer a los usuarios una experiencia web que les aporte valor es ya una obligación para todo aquel que quiera sobrevivir en el mundo online y offline.

Por ello, de la mano de The Huffington Post, le mostramos 5 señales que indican que su web necesita un buen lavado de cara:

1. No es mobile friendly

Teniendo en cuenta que la mayoría de los usuarios que accederán a su web lo harán a través del móvil, resulta esencial preocuparse de que su site esté totalmente adaptado a las características de navegación de este dispositivo.

Tómese su tiempo para interactuar con ella, haga pruebas y compruebe si es fácil de navegar, si se ve sin dificultades o si es demasiado lenta.

Si el test no es satisfactorio, debe ponerse manos a la obra de inmediato a menos que quiera que su audiencia se vaya para no volver.

2. Tiene un look anticuado

No, vintage no es lo mismo que viejo. Lo vintage está de moda, lo viejo no y si su web parece sacada del año 2000, tenga por seguro que los usuarios no invertirán su valioso tiempo en buscar en el baúl de los recuerdos.

Todo el mundo quiere una web en la que la información sea fácil de encontrar. Destaque sus productos y servicios, apueste por elementos visuales y agrege llamadas a la acción en cada una de las páginas de su web.

La actualización de una web debe ir acorde a los cambios que se producen en los negocios y en los consumidores. Y la rapidez es clave.

3. Tarda siglos en cargarse

La usabilidad es uno de los elementos más decisivos para los consumidores. ¿Tardan las imágenes de su site demasiado tiempo en cargarse? Sepa que si el tiempo necesario sobrepasa los 2 segundos, el usuario se habrá ido antes de que se dé cuenta.

Y es que, la paciencia no es la virtud de la sociedad actual. Póngaselo fácil al (vago) usuario, se lo agradecerá.

4. La optimización para buscadores brilla por su ausencia

Estar bien posicionado en internet es tan importante o más que la presencia online.

Recuerde que el usuario buscará su marca a través del mundo digital y si no le encuentra ni debajo de las piedras, no malgastará ni un minuto en esforzarse por dar con usted.

Asegúrese de que su compañía aparezca en los resultados de búsqueda conectada a palabras clave.

5. Las redes sociales no asoman por ninguna parte

¿En serio el canal de comunicación directa con el usuario, el social media, no aparece ni por asomo, en su página web? Si es así, vaya olvidándose de conseguir nuevos clientes.

Facebook, Twitter, LinkedIn o Instagram son las herramientas estratégicas que toda marca necesita para estar en contacto permanente con su target, captar su atención y conseguir su fidelización. Y está solo al alcance de un clic.

Un artículo publicado en Marketing Directo