Facebook, Twitter, Instagram, WhatsApp… La lista de servicios que utilizamos para comunicarnos es cada vez más larga. Pero como la atención del eternamente veleidoso consumidor no da francamente mucho de sí (y es mínima), lo viejo pierde relevancia, mientras que la importancia de lo nuevo crece a pasos agigantados.

En el universo 2.0, que no para de alumbrar novedades, hay servicios (relativamente nuevos) que tienen a los “early adopters” más contentos que unas pascuas y en los que los “marketeros” deberían (por su bien) fijar cuanto antes su mirada.
A continuación, y de la mano de Lead Digital, recogemos 5 apps muy hípstersque los “marketeros” que se precian de modernos deberían probar inmediatamente (si no quieren que les pille el toro):

Heredera en muchos sentidos de la famosa app de citas Tinder (y su célebre principio “hot or not”), Wishbone es un aplicación cuya utilidad es más bien cuestionable (sirve simplemente para entretenerse), pero que ha conquistado ya a más de 3 millones de usuarios en su tierra natal, Estados Unidos.
La mecánica de Wishbone es rematadamente sencilla. El usuario elige dos cosas, organiza una suerte de sondeo y le pide a sus amigos que voten por una de las dos (deslizando simplemente el dedo hacia la izquierda o hacia la derecha).
Aunque a algunos el funcionamiento de Wishbone les parecerá probablemente algo “tontorrón”, lo cierto que a los más jóvenes esta joven aplicaciones les tiene encandilados. Cada día se formulan en Whishbone la friolera de 200.000 preguntas que generan 40 millones de respuestas.
Conscientes del gancho de esta aplicación entre los más jóvenes, marcas como Victoria’s Secret Pink y Taco Bell se han subido ya al carro de Wishbone.
Esta app causa actualmente furor entre los más jóvenes. De hecho, y según una encuesta llevada a cabo por Business Insider, una sexta parte de los jóvenes de entre 13 y 19 años incluyen a Musical.ly en su selecta lista de apps favoritas.
A través de Musical.ly, que cuenta ya con más de 60 millones de usuarios y que es una especie de híbrido de Vine y de Dubsmsash, el usuario tiene la posibilidad de filmar 15 segundos de playback de su canción favorita, ajustar la velocidad del vídeo y añadir divertidos filtros.
Su acertada combinación de elementos, prestados de aplicaciones como Instagram, Dubsmash, Vine o Snapchat, ha convertido a Musical.ly en la nueva niña bonita 2.0 de los adolescentes, que pueden volcar en esta plataforma toda su creatividad.
Las marcas harían bien en ponerle también ojitos en esta aplicación, que pese a tener sólo dos años de vida, tiene muchísimo potencial por delante.
Snapchat, la plataforma 2.0 de moda, obliga a los “marketeros” (y también a los usuarios) a olvidar todo los habían aprendido hasta ahora de comunicación digital y redes sociales. En la aplicación de Evan Spiegel no hay “likes” ni comentarios ni retuits. En esta app los contenidos intercambiados entre usuarios se autodestruyen en un plazo de apenas 10 segundos y la comunicación fluye de manera directa y sin ningún tipo de filtros.
Esta aplicación, que causa furor desde hace ya tiempo entre los jóvenes, es el hábitat natural de muchísimos “influencers”, fichados (y pagados) a menudo por las marcas para promocionar sus productos.
En el universo de las empresas B2C Snapchat es una plataforma muy interesante para que las marcas puedan mostrar al consumidor pequeños adelantos de sus nuevos productos y servicios o para que simplemente den rienda suelta a su espontaneidad. Es lo que hace, por ejemplo, Taco Bell.
Más difícil resulta la integración “marketera” de Snapchat en las empresas B2B, sobre todo si tenemos en cuenta que el 52% de los usuarios de esta aplicación tiene entre 16 y 24 años.
4. Periscope
A Periscope, que permite la retrasmisión de vídeos en live streaming, le ha salido recientemente un duro competidor: Facebook Live. Desde el punto de vista “marketero” esta app, filial de Twitter, puede resultar muy útil para para ofrecer al consumidor pequeños “teasers”, para filmar “minidocumentales” y también para retransmitir eventos en cuyo patrocinio están involucradas las marcas.
No obstante, Periscope se guarda en la recámara muchas más “balas”. En el futuro será posible emitir en esta plataforma directamente desde una cámara GoPro, lo que abrirá nuevas e interesantes posibilidades creativas para las marcas.
Messenger, la app de mensajería de Facebook, es la tabla de salvación de la red social más grande del mundo para seguir conectando con unos jóvenes que, poco a poco, se han ido mudando a otras plataformas. De acuerdo con informe llevado a cabo con Business Insider, el 80% de los adolescentes utiliza Messenger como herramienta principal (o secundaria) de comunicación con sus amigos.
Con todo, Messenger aspira a mucho más que a ser el nexo de unión entre los jóvenes y sus amistades. Quiere convertirse también en la mejor amiga de las empresas, a las que quiere ayudar a comunicarse de manera más fácil y fluida con sus clientes. Con esta intención presentó hace sólo unas semanas los denominados “chatbots”, gracias a los cuales las empresas tendrán la posibilidad de automatizar, con la ayuda de la inteligencia artificial, sus servicios de atención al cliente.
Una marca que ya le ha hincado el diente a Messenger como herramienta de comunicación con el cliente es la aerolínea holandesa KLM, que permite a sus clientes recibir sus billetes y comunicarse con su servicio de atención al cliente a través de este canal.