El comercio electrónico crece con fuerza a nivel mundial. Cada vez es complemento más necesario en comercios tradicionales, que en algunos casos ya facturan más por el nuevo canal online que por el offline. Igualmente, empresas creadas desde cero en Internet triunfan vendiendo a todo el mundo. Pero, si piensas que por montar una tienda online te van a llover billetes del cielo a todas horas sin esfuerzo, quítatelo de la cabeza.

El e-commerce necesita una inversión de trabajo importante por parte de la persona o personas que quieran hacer negocio del comercio electrónico. Trabajo y buen hacer. Y para ayudarte en este último punto, el del buen hacer, aquí tienes unos consejos para conseguir resultados satisfactorios en el negocio de la venta online:

1. – Escoge bien tu dominio: debes tener en cuenta varios factores como a qué mercados vas a dirigirte. Si tus ventas se van a limitar, por ejemplo, a España, sería recomendable un dominio “.es”. Si por el contrario, tienes unos objetivos más enfocados a venta internacional, un dominio “.com” sería el adecuado. Otro aspecto necesario para poder posicionar nuestra tienda con éxito es que el dominio sea “https”, la versión segura del clásico “http”. De lo contrario, buscadores como Google penalizarán la tienda en sus resultados de búsqueda.

2. – Calidad de alojamiento 5 estrellas: el servicio de alojamiento web deberá ser de calidad, lo que repercutirá directamente en una mejora de la seguridad y una disminución tanto del tiempo de carga de la web, como de sus horas anuales de servidor caído (tiempo en el que vuestra web no está online por problemas técnicos del servicio de hosting).

3. – Ayuda al visitante a confiar en ti: una de las barreras a las que se enfrentan las tiendas de comercio electrónico poco conocidas es la falta de confianza por parte de los usuarios. Así, necesitarás dotar de una apariencia profesional a tu proyecto, para lo que deberás, en primer lugar, dar un diseño profesional a tu tienda online. Aprovecha también ventajas adicionales que puedas tener para dar al cliente algo tangible de tu negocio, como un domicilio físico del que aportemos la dirección en la web. El teléfono de contacto, que sea un fijo, no un móvil, pues muchas personas asocian facilitar un teléfono de contacto móvil a no tener una mínima infraestructura de garantías detrás de la tienda online.

4. – Imagen de marca homogénea: la identidad visual de la marca también es importante cuidarla: tu logotipo, estilo cromático, tipografía… han de tener un carácter particular que se asocie a tu empresa. Así, aunque, por ejemplo, alguien caiga a través de un resultado de búsqueda en Google en una URL de tu tienda online que no sea la principal, podrá reconocer fácilmente que se trata de tu negocio y ayudarás también a asentar tu identidad de marca.

5. – Con un plano en la mano: Igual que cuando vas a una ciudad que no conoces un buen mapa te puede hacer recorrerla como si ya hubieras estado allí, los menús de navegación han de estar siempre presentes y ser fácilmente reconocibles en tu e-commerce. La posibilidad de acceder rápidamente a cualquier lugar de la tienda por parte del usuario es de gran ayuda para que la persona que nos visita se sienta cómoda y relajada para comprar.

6. – Una imagen vale más que mil palabras: las fotografías que acompañen a los productos han de ser de calidad, tanto en nitidez y tamaño de la imagen, como en la presentación del producto o servicio que se ofrece. Además, si queremos un buen posicionamiento de las mismas en buscadores, se deberá contar con imágenes originales, con un título que las describa correctamente y un peso mínimo para que el tiempo de carga de la web sea óptimo. Estas buenas prácticas en optimización de imágenes se tornarán en más visitas y posibilidades de venta.

7. – ¿Preparado para el m-commerce? Un diseño responsive es muy necesario en un mundo donde el uso de dispositivos móviles va en aumento de forma evidente. Y para una tienda online, con mayor motivo. En ocasiones, una experiencia de usuario satisfactoria puede no ser el factor principal que el usuario compre e influyen otros aspectos como el precio, rapidez de entrega… Pero una mala experiencia generalmente sí que hará que el visitante abandone rápido nuestra página para no volver. Así que estáte preparado para el mobile commerce.

8. – Botón de compra bien visible: parece obvio que si nuestro objetivo es que el cliente compre, el botón de compra debe estar bien visible y destacado. Sin embargo, son muchos los comercios electrónicos que pierden ventas por no tener optimizado este elemento fundamental para la conversión del objetivo de cualquier e-commerce. Así, tanto en tamaño como en color, sin ser excesivo el primero ni estridente el segundo, deben sobresalir sobre el resto.

9. – Facilidades de pago: los métodos de pago han de abarcar múltiples posibilidades para facilitar a todo tipo de clientes finalizar la operación de compra. Igualmente, volviendo con el tema de la confianza, métodos de pago extendidos entre la comunidad internauta como PayPal, ayudarán a generar una mayor tranquilidad en el visitante.

10. – Seguridad del pago: lógicamente, deberás tener formas de pago seguro. Y ya que las vas a tener, ¿por qué no anunciarlo? Que los símbolos de certificación de pago seguro estén bien visibles, a buen seguro que te conseguirá cerrar más de una venta que, de otra forma, no se hubiera realizado.

11. – No desvíes la atención de la compra: en el momento de la transacción, es importante facilitar al usuario su experiencia. Así, deberemos solicitarle los datos estrictamente necesarios para llevar a cabo la operación. Un formulario de pago con multitud de campos a rellenar, echará para atrás a más de un posible cliente.

12. – Si das más ventajas, que se sepa: los años de garantía de un producto (sobre todo aquellos superiores al mínimo legal), un servicio de atención telefónica 24 horas o un plazo de devolución de producto si el cliente no está satisfecho con el producto adquirido, también serán bien recibidos y, cuanto más visibles, mejor.

13. – Sin sorpresas desagradables de última hora: es aconsejable incluir el IVA en el precio visible desde el principio. Igualmente, los gastos de envío que estén bien claros previamente a que el usuario vaya a finalizar el pago. Y si un producto no está en stock, debe indicarse. Da muy mala imagen que un cliente haga un pedido y, cuando ya piensa que está todo claro, se retrase el envío o tengamos que informarle de que no tenemos disponibilidad en existencias para atender su petición hasta pasados días o semanas.

14. – A tu lado me siento seguro: si dispones del presupuesto para ello, cuando cuentas con un servicio de atención telefónica al cliente, puedes complementarlo con un servicio de chat para que el usuario se sienta acompañado en todo momento si lo necesita, pero dejándole espacio si no requiere nuestra intervención.

15. – ¡Corre, que se acaba!: las ofertas por tiempo limitado que cuentan con contadores de tiempo hacia atrás, son muy usadas por grandes empresas y su efectividad está sobradamente probada a través de diversos estudios. Si tienes una buena oferta que merezca la pena destacar, será tu candidata idónea para probar esta táctica. Para ello, usa períodos cortos de tiempo: poner una oferta que dura 30 días, no da al usuario una urgencia en comprar. Poner una que dura 24 horas sí.

16. – Si te anuncias, hazlo bien: si vas a dedicar un presupuesto a promocionar tu tienda online en plataformas como Google AdWords, ten en cuenta cuidar mucho el diseño de tus anuncios, así como la landing page en la que aterrice el usuario que clique en tu anuncio. Para más información al respecto, no te pierdas estos consejos para hacer una buena campaña de pago en buscadores.

17. – Cliente satisfecho = buena publicidad: las opiniones de clientes satisfechos dan mucha credibilidad a la web. Se pueden conseguir por diversos medios como testimonios de clientes o reseñas en productos con comentarios. Los comentarios son un arma de doble filo, pero si mantienes tus productos y servicios con unos estándares de calidad sobresalientes, la media será positiva y el sentimiento hacia la marca también.

18. – Hazles sentirse especiales: aprovecha las redes sociales con ofertas exclusivas para tu comunidad de seguidores. Está muy bien tener una comunidad social con decenas de miles de seguidores, pero ¿qué haces con ellos? Hay páginas que tienen incluso cientos de miles de fans desaprovechados porque no saben interactuar con ellos correctamente: atiéndeles, resuelve sus dudas y problemas y hazles sentir especiales con esas ofertas exclusivas.

19. – Analiza los datos en busca de posibles errores: mira no únicamente qué productos se venden más, sino cuáles tienen una mayor tasa de abandono. Quizá puedas detectar algún error en la configuración de la ficha de producto de ese artículo en concreto por el que su índice de abandono es superior. Igualmente, si desde algún tipo de dispositivo o navegador tenemos datos bastante peores que desde otros, puede haber un problema de diseño que hace que el e-commerce no esté bien adaptado al mismo.

20. – Blog sí, pero que aporte: cada vez más tiendas online deciden incluir un blog en el site, lo cual puede ser muy positivo bien enfocado, pues ayuda al posicionamiento online, a crear sentimiento de marca y a informar de temas que interesan a tus usuarios. En este último punto, debemos prestar atención: el blog no debe ser un lugar donde volcar publicidad encubierta o evidente de nuestros productos y servicios sin aportar mayor valor al cliente. Así, hay que trabajárselo. Por ejemplo, una agencia de viajes podría dar consejos sobre las mejores cosas que hacer gratis en París.

Y hasta aquí los 20 consejos para mejorar tu tienda online. La fórmula del éxito es compleja y, en ocasiones, puedes hacer todo bien en una base teórica pero en la práctica no salir las cosas como esperas. Sin embargo, una buena base como seguir estos consejos te ayudará al menos a montar tu e-commerce con mayor garantía de éxito. ¡Mucho ánimo y mucha suerte!

Un artículo publicado en NTIC Master