5 trucos para usar el email marketing como acicate para el posicionamiento SEO

Algunos estudios aseguran que el 51% de las personas descubren nuevos sitios en Internet a través de su correo electrónico, por lo que es esencial que sepamos cómo usar estos envíos para incrementar no sólo las visitas, sino también la calidad del tráfico para aumentar nuestra posición en el ranking de Google…

Cuando uno tiene una página web, ya sea un blog de información o una tienda online, lo que queremos por encima de todo son visitas.

Conseguir llegar al mayor público posible, aumentar nuestra audiencia y rentabilizar al máximo nuestras inversiones en terreno digital. Y, para ello, el posicionamiento SEO resulta indispensable.

Gracias a las estrategias de SEO conseguiremos aparecer en los primeros resultados en las búsquedas en Google o Bing, entre otros motores. Muchos estudios demuestran que los usuarios no acceden a ningún portal que no aparezca en las dos primeras páginas de estos buscadores, con lo que tenemos que poner toda la carne en el asador para subir puestos en este particular ranking.

Para ello existen arreglos técnicos, políticas de enlaces y propuestas de pago para impulsar nuestro crecimiento en la arena web. Sin embargo, uno de los aspectos más olvidados en estas lides es la influencia del email marketing en el posicionamiento SEO de nuestra página. Algunos estudios aseguran que el 51% de las personas descubren nuevos sitios en Internet a través de su correo electrónico, por lo que es esencial que sepamos cómo usar estos envíos para incrementar no sólo las visitas, sino también la calidad del tráfico para aumentar nuestra posición en el ranking de Google…

Mejorar las tasas de rebote

Los motores de búsqueda saben cuánto tiempo las personas tienden a permanecer en su sitio y qué porcentaje de ellas se van inmediatamente (o “rebotan”) sin consumir su contenido. El porcentaje de rebote es un factor importante en la clasificación general de búsqueda porque incluso con la mejor estrategia de SEO en el mundo, un alto índice de rebote matará su posición en Google.

El primer paso para reducir el porcentaje de rebote es crear contenido destacado, y al vincularlo con su contenido en boletines informativos por correo electrónico, podemos controlar la calidad de los visitantes.

Y es que, estos visitantes de los enlaces de correo electrónico tienden a estar más comprometidos y más interesados ​​en su contenido, lo que tiene sentido porque estaban lo suficientemente interesados ​​como para registrarse en un newsletter en primer lugar.

Email, SEO y redes sociales

Un correo electrónico con enlaces para compartir en redes sociales anima a los visitantes más entusiastas (suscriptores) a promocionar su contenido a través de los canales sociales. Por eso hemos de asegurarnos de incluir un ‘call-to-action’ pidiendo a los suscriptores que compartan contenido en sus perfiles personales. Estos primeros lectores leales pueden ayudar a sembrar las semillas de la viralidad y generar un compromiso orgánico muy necesario.

No en vano, compartir en redes sociales tiene una relación clara con el SEO. Según un estudio de Google, las cinco principales páginas clasificadas también fueron las cinco más compartidas en Facebook, Linkedin y Google +.

Visitas… y promoción cruzada

El correo electrónico también es una excelente manera de hacer que la gente lea una publicación y es una forma excelente de distribuir cualquier contenido. Pero mientras logramos la atención de un lector, ¿por qué no intentamos hacer que interactúe con múltiples contenidos y canales?

Según reseñan en Campaign Monitor, podemos utilizar las campañas de correo electrónico para promocionar el resto de canales sociales pidiéndoles a los lectores que se suscriban a un canal de YouTube o nos sigan en Twitter, por ejemplo. Estos esfuerzos ayudarán a crecer orgánicamente nuestra base de seguidores y nos llevará a una promoción cruzada de más contenido. Win-win.

Call to actions

La naturaleza personal del correo electrónico lo convierte asimismo en el lugar ideal para las llamadas a la acción (CTA), por lo que cuando se trata de comentarios y recursos compartidos, simplemente podemos pedirlos con un CTA convincente. Más tarde, podremos usar la segmentación para dirigirnos a los colaboradores más activos dentro del feed de comentarios.

Lo mismo ocurre con los feedbacks: podemos hacer una pregunta a través de un CTA. O, mejor aún, insertar formularios de feedback y enlaces a nuestros comentarios de Google Business en los propios correos electrónicos. Esto es vital para los minoristas y para cualquier persona interesada en la focalización local. Un estudio de 2017 realizado por MOZ encontró que los feedbacks tienen un 13% de impacto en los resultados de búsqueda locales.

Reciclar contenidos

Los correos electrónicos son piezas de contenido pequeñas y hermosas por sí mismas, así que ¿por qué no obtener el mayor recorrido posible de los mismos? La bandeja de entrada es solo el comienzo. Podemos reutilizar correos electrónicos largos en lotes más pequeños como publicaciones de blog (que tienen un beneficio directo de SEO).

También podemos ponerlos en un archivo en la página web, permitiendo que los que no sean suscriptores accedan al contenido superior generalmente reservado para los suscriptores, y puede que consigamos algunos nuevos suscriptores en el camino.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *