5 tecnologías que cambiarán para siempre el comercio mundial tal y como la entendemos

Hay cinco tecnologías que prometen revolucionar la forma en que asignan los recursos y opera el comercio internacional. Algunas de ellas tienen que ver con la propia eficiencia de los procesos, otras con acercar el mercado global a las regiones más aisladas. Esta es la visión del Foro Económico Mundial.

Hace no demasiado, el comercio internacional no dejaba de ser un tema aburrido,de esos que ocupan la segunda parte de los periódicos y quedan relegados a un plano fácilmente olvidable de la agenda pública. Sin embargo, esta situación ha cambiado notoriamente en los últimos tiempos: la aprobación y posterior retirada del Tratado de Libre Comercio de la Unión Europea y Estados Unidos (y su homólogo con Canadá) y las políticas proteccionistas de Donald Trump (con la incorporación de nuevos aranceles a las importaciones tanto europeas como chinas y de sus socios americanos, México y la propia Canadá) han echado leña sobre un fuego aparentemente estable.

Pero en todas estas discusiones, de marcado carácter político, falta un foco mediático clave sobre la que quizás sea la mayor revolución que vivirá el comercio global en los próximos años: la cuarta revolución industrial, esa anunciada llegada de procesos más inclusivos y eficientes en la cadena de valor.

La disrupción tecnológica no es nueva para el sistema de comercio global. La revolución de la máquina de vapor conectó el mundo como nunca antes. La invención de contenedores de envío sentó las bases para la globalización. Más recientemente, tecnologías como el reconocimiento óptico de caracteres (OCR) para leer números de contenedores, la identificación por radiofrecuencia (RFID) y la introducción de códigos QR para identificar y rastrear envíos, o la digitalización básica de documentos comerciales, han mejorado la fiabilidad y la eficiencia del comercio internacional.

Ahora estamos a punto de entrar en otra etapa de cambios, en otro momento disruptivo al menos igual de transformador que los anteriores, si no mucho más. Las diferentes innovaciones que afectan a todas las partes del ciclo de vida de adopción de la tecnología pueden combinarse para cambiar fundamentalmente la forma en que se asignan los recursos y opera el comercio internacional. Los gobiernos y las empresas deben comprender las tendencias actuales para mantenerse a la vanguardia.

¿Cuáles son esas principales tecnologías a tener en cuenta? ¿Cómo afectan y deben entenderlas los gobiernos, grandes operadores mundiales y pequeñas compañías en todo el globo? Vayamos paso a paso…

1. Blockchain

Las tecnologías de libros distribuidos basados ​​en blockchain pueden tener un tremendo impacto en la cadena de suministro comercial global. Las organizaciones comerciales, como la Cámara de Comercio e Industria de Dubai, ya han lanzado al respecto una iniciativa para aprovechar la tecnología blockchain para abordar cuestiones de comercio mundial, como los altos costes y la falta de transparencia y seguridad.

Además de hacer que el movimiento de mercancías sea más eficiente y fiable, las soluciones basadas en blockchain están afectando el mundo del financiamiento comercial. Por ejemplo, blockchain se utiliza para simplificar el largo y tedioso proceso de obtener una Carta de crédito (LoC), un mecanismo de pago utilizado en el comercio internacional.

2. Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial y el aprendizaje automático se pueden utilizar para optimizar las rutas de envío de comercio, gestionar el tráfico de barcos y camiones en los puertos, y traducir las consultas de búsqueda de comercio electrónico de un idioma a otros idiomas y responder con el inventario traducido.

Más que aumentos de eficiencia y mejores servicios al consumidor, la IA también se está utilizando para hacer que el comercio global sea sostenible. Por ejemplo, Google lanzó Global Fishing Watch en 2016, una herramienta en tiempo real que utiliza el aprendizaje automático para combatir la pesca ilegal al proporcionar una visión global de las actividades de pesca comercial basadas en los movimientos de los barcos y los datos satelitales. Puede ser utilizado por los gobiernos y otras organizaciones para identificar comportamientos sospechosos y desarrollar políticas sostenibles.

3. Plataformas digitales

Cada vez es más fácil intercambiar servicios online: plataformas digitales como Upwork permiten a los usuarios encontrar proveedores de todo el mundo para una amplia gama de servicios, desde un desarrollador web en Serbia a un contable en Pakistán, a un virtual asistente en Filipinas.

Mientras tanto, las startups como la plataforma de aprendizaje internacional VIPKID unen a educadores estadounidenses con niños chinos para enseñar inglés en línea. Estas plataformas digitales conectan sin problemas a los clientes con los proveedores de servicios, de una manera que antes no era posible cuando dichos servicios profesionales solían ofrecerse únicamente en persona.

4. Impresión 3D

Hay estudios que predicen que una vez que la impresión 3D de alta velocidad se adopte en masa y sea lo suficientemente barata, el comercio global puede disminuir hasta en un 25%, ya que la impresión 3D requiere menos mano de obra y reduce las necesidades de importación. Otros, por el contrario, argumentan que tales puntos de vista son demasiado optimistas y no toman en cuenta la complejidad y realidad de la fabricación en masa. Independientemente de las posiciones, el impacto de la impresión en 3D en el comercio global es real, especialmente a medida que los métodos más rápidos y económicos de impresión en 3D estén disponibles.

5. Pagos móviles

Desde Apply Pay hasta Alipay, los pagos móviles están transformando la forma en que vivimos y conectando a más personas con las oportunidades del mercado. Según la base de datos global de inclusión del Banco Mundial, el número de personas que obtuvieron acceso a cuentas bancarias aumentó en un 20% entre 2011 y 2014, y las cuentas de banca móvil supusieron un impulso importante para la inclusión financiera, especialmente en las economías emergentes.

Por ejemplo, en el África subsahariana, el 12% de los adultos (64 millones de adultos) tienen cuentas de dinero móvil (en comparación con solo el 2% en todo el mundo), y el 45% de ellos solo tiene una cuenta de dinero móvil. A medida que la población se conecte a los pagos móviles, será mucho más fácil para ellos participar en el comercio mundial, ya sea como consumidores o como empresas.

*Este texto es una traducción interpretada de un análisis sobre el tema realizado por el Foro Económico Mundial. El original puede leerse aquí.

Escrito por Alberto Iglesias Fraga

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *